Es tan bueno, ¿o le dejamos serlo?
Sergio Ramos por alto. Foto Jan S0L0

Es tan bueno, ¿o le dejamos serlo?

Podríamos marcar el punto de inflexión en la final de Champions League entre Real Madrid y Atlético en 2014. En ese pártido, en el tiempo de prolongación, Sergio Ramos saltó en el área y de un majestuoso testarazo resucitaba a su equipo, que a la postre en la prórroga derrotaría a los colchoneros 4-1. Aquí comenzó el idilio de Sergio Ramos y los goles in-extremis.

 

Está claro que el mérito de Sergio Ramos y de Zidane en cuanto a la elaboración de las jugadas de estrategia en las que el camero es el protagonista, es innegable. Pero, demos la vuelta a la tortilla. ¿Tan difícil es aprender a defender esas jugadas a balón parado? Desde la ignorancia y la lejanía en la que me encuentro de los banquillos, pero con el ojo entrenado de haber visto mucho fútbol... Y dado que todos los equipos de primera y de élite mundiales cuentan con ojeadores y empleados que se encargan de espiar a los rivales, ¿de verdad que nadie ha entrenado o preparado un partido contra el Real Madrid buscando como defender bien el balón parado, sobretodo en los últimos minutos?.

Puede parecer fácil, dicho asi, ¿verdad? Podría parecer tan fácil y/o simple como, a falta de uno, colocar a dos jugadores cubriendo a Sergio Ramos en las jugadas de estrategia. Pero no es tan fácil. Hay que recordar, que además de Sergio Ramos, han anotado de cabeza Bale, Cristiano, Pepe, Asensio, Varane, Benzema y Morata. Si desvías a dos buenos marcadores para dedicarlos a cubrir a Sergio, al final otro de los centrales (ya sea Varane o Pepe generalmente) o alguno de los delanteros (Cristiano o Benzema) van a quedar sólos.

Teniendo a Kroos y a Modric como principales lanzadores a balón parado y los anteriormente citados como rematadores más que experimentados, el Real Madrid utiliza las jugadas de estrategia para ocultar o tapar que su nivel de juego es muy corrientito. Muchos de sus partidos los consigue con goles precisamente de Sergio Ramos en las postrimetrías de los encuentros, encumbrando al sevillano a los altares del madridismo, que tira de épica para conseguir cerrar muchos partidos que no consigue desatascar con su juego, carente en muchas ocasiones de ideas ya que Casemiro no cumple esa función, Kroos no está demostrando su mayor nivel y Modric comienza a acusar el cansancio debido al paso de los años.

 

Aunque mucha gente se obsesione con situar en las jugadas a la balón parado, a uno o dos jugadores fuertes y aguerridos para sujetar a Sergio Ramos, en marcaje individual al hombre, quizá pocos se hayan planteado en desarrollar y entrenar en condiciones un marcaje en zona, me explico. Muchas veces no vemos la solución porque nos obesionamos con lo que nos parece más evidente. Y por más evidente me refiero a que puede parecer que si uno o varios jugadores sujetan bien a Ramos, vamos a solucionar el problema. Como anteriormente dije, si acude más de un jugador a cubrir a Ramos, otro se quedará libre de marca y podrá crear una ocasión de gol, asi que el problema, con otro nombre, pero sería el mismo.

¿Nadie ha pensado en trabajar bien un marcaje zonal para parar éste tipo de jugadas a balón parado? Creo que igual ese es el problema. Dos de las principales características del marcaje zonal son una ocupación más lógica o racional del terreno a defender (se defiende por espacio de juego, no por hombre) y que se evita conceder espacios libres o huecos al rival. Para ello los jugadores tienen que estar muy concentrados y haberlo entrenado bien, eso es lo complicado. Conociendo que Sergio Ramos suele acudir al primer palo a rematar, se puede intentar poner a los jugadores más experimentados o más altos cubriendo ese terreno y sin tener que desplazarse en caso de que el jugador se mueva, ya que seguirían cubriendo ese terreno. El Real Madrid de Zidane entrena mucho las "pantallas" para bloquear defensores cuando persiguen a Ramos mientras éste intenta zafarse de sus marcadores en el área, quizá defender en zona podría ser la solución.

 

Realmente creo que si no se aprende a defender bien las jugadas a balón parado del Real Madrid y se sigue permitiendo a Ramos rematar tan plácidamente casi cada vez que sube al área rival, seguiremos viendo esas remontadas épicas del Real Madrid, pero empiezo a pensar que más por demérito del rival, que por mérito del propio Sergio.